sábado, 18 de julio de 2009

Valoración de la severidad de una pandemia de gripe

El principal factor determinante de la severidad de una pandemia de gripe, medida por el número de casos de enfermedades graves y muertes que provoca, es la inherente a la virulencia del virus. Sin embargo, muchos otros factores influyen en la severidad global del impacto de una pandemia.
Incluso un virus pandémico que inicialmente provoca síntomas leves en personas sanas puede ser perjudicial, especialmente en las condiciones de las sociedades actuales, de una gran movilidad y estrecha interdependencia. Además, el mismo virus que causa una enfermedad leve en un país puede provocar en otro una morbilidad y mortalidad mucho mayores. Asimismo, la virulencia inherente del virus puede cambiar con el tiempo en la medida en que la pandemia avanza en las subsecuentes olas de diseminación nacional e internacional.
Propiedades del virus
Un virus provoca una pandemia de influenza cuando es o bien totalmente nuevo o bien que no se ha distribuido reciente y extensamente en la población humana. Esto crea una vulnerabilidad casi universal a la infección. Si bien no todas las personas resultan infectadas durante una pandemia, casi todas las personas si son susceptibles a la infección.
El hecho de que un gran número de personas se enfermen casi simultáneamente es una de las razones por las que las pandemias son social y económicamente perjudiciales, con la posibilidad de sobrecargar temporalmente los servicios de salud.
La contagiosidad del virus también influye en la severidad del impacto de una pandemia, pues puede aumentar el número de personas que se enferman y necesitan atención en un breve periodo en una zona geográfica determinada. En el lado positivo, no todas las partes del mundo, o todas las partes de un país, se ven afectados al mismo tiempo.
La contagiosidad del virus influirá también en la velocidad de propagación, tanto dentro de los países como internacionalmente. Esto también puede influir en la gravedad, pues una propagación muy rápida puede socavar la capacidad de los gobiernos y los servicios de salud para hacerle frente.
Las pandemias por lo general tienen un impacto negativo particular en determinados grupos de edades. Si la enfermedad y la muerte se concentra en los jóvenes económicamente productivos la pandemia será mucho más perjudicial para las sociedades y las economías que cuando son los muy jóvenes o los muy viejos los más gravemente afectados, como se ha visto durante las epidemias de gripe estacional.
Vulnerabilidad de la población
La vulnerabilidad general de la población puede desempeñar un papel importante. Por ejemplo, las personas con enfermedades crónicas subyacentes, como las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, el asma, la diabetes, la artritis reumatoide, y varias otras, tienen más probabilidades de sufrir infecciones graves o letales. La prevalencia de estas enfermedades, junto con otros factores tales como el estado nutricional, puede influir en la severidad de una pandemia de manera significativa.
Olas subsecuentes de propagación
La gravedad global de una pandemia es determinada, además, por la tendencia de las pandemias a rodear el mundo en al menos dos, a veces tres, oleadas. Por muchas razones, la gravedad de las siguientes olas subsecuentes puede variar drásticamente en algunos o incluso en la mayoría de los países.
Una característica distintiva de los virus de la gripe es que en los ocho segmentos de genes, y en particular en el gen de hemaglutinina, se producen mutaciones con frecuencia y de una manera imprevisible. No puede descartarse nunca la aparición de un virus de naturaleza más virulenta durante el curso de una pandemia.
La severidad de las olas pandémicas sucesivas también es influida por los diferentes patrones de propagación. Por ejemplo, si los niños en edad escolar son los principales afectados en la primera oleada, en la segunda pueden ser los ancianos los que soporten el peso de la enfermedad, con una mortalidad superior a causa de la mayor vulnerabilidad de las personas mayores.
Durante el siglo pasado, la pandemia de 1918 comenzó de una forma leve y después de seis meses regresó en una forma mucho más letal. La pandemia que se inició en 1957 empezó suave, y regresó en una forma algo más severa, aunque mucho menos devastadora que la del 1918. La pandemia de 1968 se inició relativamente ligera, con casos esporádicos previos a la primera ola, y permaneció leve en su segunda ola en la mayoría, pero no todos los países.
Capacidad para responder
Por último, la calidad de los servicios de salud influye en el impacto de cualquier pandemia. El mismo virus que causa sólo síntomas leves en los países con fuertes sistemas de salud puede ser devastador en otros países donde los sistemas de salud son deficientes, y donde los suministros de medicamentos, incluidos los antibióticos, son limitados o interrumpidos frecuentemente, y donde los hospitales están llenos, pobremente equipados, y con escaso personal.
Valoración de la situación actual
Hasta la fecha, se pueden hacer las siguientes observaciones, específicamente sobre el virus H1N1, y, de forma más general, sobre la vulnerabilidad de la población mundial. Las observaciones específicas para el H1N1 son preliminares, basadas en datos limitados de sólo unos pocos países.
La cepa del virus H1N1 causante del brote actual es un nuevo virus que no se ha visto anteriormente, ni en seres humanos ni en animales. Si bien actualmente no de puede llegar a conclusiones definitivas, los científicos prevén que la inmunidad preexistente al virus será bajo o nula, o muy limita a los grupos poblacionales más viejos.
H1N1 parece ser más contagioso que la gripe estacional. La tasa de ataque secundario de la gripe estacional oscila entre un 5% y un 15%. Los estimados actuales de la tasa de ataque secundario del H1N1 varían entre el 22% y el 33%.
Con la excepción del brote en México, que todavía no se comprende plenamente, el virus H1N1 tiende a causar una enfermedad muy leve en personas con antecedentes de salud. Fuera de México, casi todos los casos de enfermedad, y todas las muertes, se han detectado en personas con enfermedades crónicas subyacentes.
En los brotes más grandes y mejor documentados hasta la fecha, el de México y el de los Estados Unidos de América, el grupo etario más afectado es más joven que el que se afecta durante las epidemias estacionales de gripe. Aunque se han confirmado casos en todos los grupos de edades, desde recién nacidos hasta ancianos, la juventud de los pacientes con infección severa o mortal es una característica sorprendente de estos primeros brotes.
En términos de vulnerabilidad de la población, la tendencia del virus H1N1 a causar infecciones más graves y mortales en personas con enfermedades subyacentes es de particular preocupación.
Por varias razones, la prevalencia de enfermedades crónicas ha aumentado espectacularmente desde 1968, cuando sucedió la última pandemia del siglo pasado. La distribución geográfica de estas enfermedades, consideradas alguna vez como la compañera inseparable de las sociedades ricas, también ha cambiado drásticamente. Hoy la OMS estima que el 85% de la carga de enfermedades crónicas se concentra en países de bajos y medianos ingresos. En estos países, las enfermedades crónicas muestran una edad media de inicio más temprana que la que se observa en zonas más prósperas del mundo.
En estos primeros días del brote, algunos científicos especulan que todo el espectro clínico de la enfermedad causada por el H1N1 no será evidente hasta que el virus esté más diseminado. Esto, además, podría alterar el panorama actual de la enfermedad, que es abrumadoramente más leve fuera de México.
Aparte de la mutabilidad intrínseca de los virus de la influenza, otros factores pueden alterar la gravedad de los patrones actuales de la enfermedad, aunque en formas completamente incognoscibles, si el virus sigue propagándose.
Los científicos están preocupados por los posibles cambios que podría tener lugar una vez que el virus se propague al hemisferio sur y se encuentre con los virus humanos que circulen actualmente allí a medida que se inicie la temporada normal de influenza en ese hemisferio.
Otro motivo de preocupación es el hecho de que el virus de la influenza aviar H5N1 está firmemente establecido en las aves de corral en algunas partes del mundo. Nadie puede predecir cómo se comportará el virus H5N1 bajo la presión de una pandemia. En la actualidad, el virus H5N1 es un virus animal que no se transmite fácilmente a los seres humanos, y sólo muy rara vez se transmite directamente de una persona a otra.
Fuente: WHO | Assessing the severity of an influenza pandemic. Disponible en: http://www.who.int/csr/disease/swineflu/assess/disease_swineflu_assess_20090511/en/index.html

No hay comentarios:

ISBR por un Medio Ambiente Sano

ISBR por un Medio Ambiente Sano
Diseño ganador
Loading...

Tu planeta te necesita!!!!!!

Tu planeta te necesita!!!!!!

Es hora de actuar

Es hora de actuar
Municipalidad de Villa María. ¡Gracias!

Buscar este blog

El futuro del planeta está en tus manos

El futuro del planeta está en tus manos

EFECTO INVERNADERO, CLIMA Y SALUD

INTRODUCCIÓN Sabemos que la temperatura del planeta es perfecta para la vida y que la Tierra recibe el calor del Sol. Algunos gases atmosféricos lo retienen, evitando que el calor se escape al espacio. Actualmente el medio ambiente está en peligro a causa de la contaminación atmosférica, que provoca que: los gases retengan mucho calor en la superficie, las temperaturas hayan aumentado (provocando un cambio climático a nivel mundial) y que aumente el nivel del mar resultando amenazante para los seres vivos. Existen tres formas de hablar de este problema: • Calentamiento global: observación realizada en el mundo sobre el aumento de temperatura del aire. • Efecto invernadero: proceso por el cual se produce el calentamiento global. • Cambio climático: cambios en el clima debido al calentamiento atmosférico producido por el efecto invernadero. EL EFECTO INVERNADERO Y EL CALENTAMIENTO GLOBAL El calentamiento global se produce debido al efecto de las radiaciones infrarrojas que llegan a la tierra, procedentes del sol. Una parte de éstas, son reflejadas a la atmósfera y otras son absorbidas por la superficie terrestre. Las radiaciones tienen poca energía y por ello no pueden romper los enlaces moleculares. Cuando algunas moléculas presentes en la atmósfera las reciben, los enlaces atómicos vibran sin romperse. Así, quedan capturadas en la atmósfera o en la superficie. Esa vibración produce el aumento de temperatura. A esto se lo denomina efecto invernadero. El dióxido de carbono (CO2) es el gas más importante de efecto invernadero. Otros gases de potente efecto son el metano carbón y los escapes de gas en gasoductos, los Clorofluorcarbonados (CFC) y sus derivados. CAMBIO CLIMÁTICO Es el resultado del aumento de concentraciones de gases invernadero tales como el dióxido de carbono, metano, óxidos nitrosos y clorofluorocarbonos que atrapan la radiación infrarroja y hacen aumentar la temperatura planetaria. CONSECUENCIAS DEL EFECTO INVERNADERO Y EL CLIMA EN LA SOCIEDAD La humanidad se enfrentará a problemas de agua cada vez más grave. El Cambio Climático alterará los regímenes de precipitación y evaporización, y tendería a reducir la acumulación de la nieve en las zonas montañosas y en otras regiones frías. Serán cada vez más las sequías e inundaciones. La reducción del suministro de agua entrañaría mayores presiones para la población, la agricultura y el medio ambiente Repercusiones sociales y políticas. El impacto previsto del Cambio Climático exacerbará probablemente el hambre y la pobreza en todo el mundo.  EN LA SALUD Las temperaturas, lluvias extremas, olas de calor, inundaciones y sequías, producen efectos directos sobre la mortalidad y también efectos a largo plazo. Por otra parte, el cambio climático también ejerce su acción sobre la biodiversidad y el ecosistema en general, con la consecuente repercusión sobre la salud. El efecto del clima extremo sobre la salud provoca problemas cardiovasculares, cerebro-vasculares y respiratorios, especialmente en personas de edad avanzada, además, se producen problemas a nivel físico, incluyendo heridos y muertos y consecuencias a más largo término tales como problemas a nivel de salud mental. Las políticas de adaptación socioeconómica son imprescindibles de cara a mitigar los efectos del cambio climático sobre la salud. Los actuales conocimientos hacen altamente recomendable la adopción de medidas de prevención en salud pública, con estrategias de adaptación específicas, destinadas a evitar los efectos negativos. Los efectos negativos del cambio climático sobre la salud ya se están evidenciando y son especialmente importantes tanto en los países en desarrollo como en los grupos más vulnerables de los países ricos. Estos efectos pueden estar modulados por una serie de factores tales como el desarrollo socioeconómico y por el grado de implementación de medidas de adaptación al cambio. ARTÍCULO ANEXO Alerta mundial por las consecuencias del cambio climático en la salud La directora de la OMS, afirmó que ya se están sufriendo las consecuencias del cambio climático y es necesario invertir la situación ya. El objetivo del protocolo de Kyoto prevé la reducción de las emisiones de gases sobre para el período 2008-2012. El objetivo de el Día Mundial de la Salud es incrementar el interés y señalar prioridades en el accionar de la OMS. GUILLERMÓN Natalia, MARTINEZ Pía, MOREA Pilar y RIVERA Juliana Bibliografía: • Microsoft Encarta 2006. Internet • www.portal-cifi.com • www.consumer.es • www.prb.org • http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs266/es/ • http://ecohuellas.wordpress.com/2008/04/08/alerta-mundial-por-las-consecuencias-del-cambio-climatico-en-la-salud/

Calentamiento global

Calentamiento global

La pérdida de la biodiversidad

El delicado equilibrio que hay en biodiversidad, y que desarrolló a lo largo de millones de año, es puesto hoy en peligro por el ser humano.
La amenaza de la desaparición de especies muy apreciada, entre los pandas, elefantes, ballenas, y en nuestro país el oso hormiguero y el macá tobiano, esta creando la conciencia en la población mundial sobre el peligro de su extinción.
Pero sin embargo, estas pocas especies con apenas la punta de un iceberg, pues el problema es mucho mayor. Por lo menos 50.000 especies están en peligro de extinción cada año. Las causas se deben fundamentalmente al mal manejo de los recursos que produce la destrucción de los habitas, ya sea por la introducción de especies exóticas que alteran los procesos ecológicos de un sistema, por la caza y el exterminio deliberado, por la sobreexplotación de animales, peces y plantas o por la contaminación de las tierras o de las aguas.
La diversidad biológica se analiza a 3 escalas:
· La variedad de ecosistemas, en los cuales los organismos viven y evolucionan;
· La variedad de especies;
· La variedad genética.

"La Salud del Paneta Depende de Vos"

Es hora de actuar. Hace algo por nuestro planeta y por nuestra calidad de vida.